Si quieres quedarte embarazada y llevas tiempo intentándolo pero no lo consigues, es importante que acudas a tu ginecólogo para que te haga un examen y pueda conocer si existe alguna clase de causa física que pueda ser la causante del hecho que no puedas quedar embarazada- Además del examen ginecológico, también puede hacer una ecografía o incluso una histeroscopia.

¿Qué es la histeroscopia y cómo se lleva a cabo?

Con esta prueba, también conocida como HSC, el ginecólogo puede ver correctamente el útero por dentro gracias a una pequeña cámara endoscópica. Esto lo hace para poder descubrir si existe alguna clase de anomalía o cualquier problema en el útero que pueda impedir el embarazo o incluso causar abortos espontáneos.

Hay que decir que también se usa para saber si la mujer cuenta con miomas, pólipos o algo peor, cáncer de útero así como retirar el DIU entre muchas otras posibilidades, con algo tan sencillo como la histeroscopia.

El proceso no es demasiado complejo y para hacerlo, la mujer debe estar tumbada sobre la camilla y en posición parecida a la que adopta en el momento en el que le llevan a cabo un examen ginecológico.

Ver artículo relacionado:  Diferencias entre histeroscopia diagnóstica y quirúrgica

Para hacer la histeroscopia, aunque puede llevarse a cabo sin anestesia, lo lógico es que el doctor use anestesia local para que la mujer no llegue a sentir ninguna clase de molestia en ningún momento y todo salga a pedir de boca.

El facultativo introducirá por la vagina un dispositivo conocido como histeroscopio. Cuenta con un grosor comprendido entre los 3 y los 5 milímetros y se extenderá hacia el cuello del útero, haciendo que se libere un líquido que ayudará a poder ver con más claridad la zona del útero. Esta prueba dura unos 15 minutos aproximadamente y si es necesario, el profesional médico podrá incluso tomar una biopsia.

Tras esta pequeña prueba, si se ha utilizado anestesia local, hay que tener presente que la mujer podrá marcharse a su casa con total normalidad sin necesidad de esperar. Por otro lado, es posible que en los días posteriores tengan un poco de sangrado así como molestias o incluso calambres en la zona del abromen, pero remitirán rápidamente y la mujer podrá retomar su vida diaria sin ninguna clase de complicación.

Ver artículo relacionado:  Quiero ser madre: Cómo conocer mi período fértil

Hay que tener en cuenta que a veces, en algunas pruebas se necesita recurrir a la anestesia general o epidural, el proceso es diferente. En este caso, la mujer tendría que permanecer algunas horas ingresada hasta que se recuperase.

Por norma general, en aquellos casos en los que se necesita esta clase de anestesia es para retirar miomas o pólipos. Por esa razón, esta intervención debe llevarse a cabo en un quirófano y para ello se utiliza un histeroscopio de mayor tamaño, con un grosor que ronda entre los 7 y 8 milímetros.

Qué es una histeroscopia y cómo se realiza
3 (60%) 1 vote