Un embarazo molar es aquel en el que el óvulo fertilizado crece anormalmente, convirtiéndose en una masa de quistes. Este tipo de embarazos no son nada frecuentes (ocurre en 1 de cada 1.000 casos) pero nunca pueden llegar a término y se deben interrumpir en cuanto dean diagnosticados. Los embarazos molares también se conocen como mola hidatidiforme  o enfermedad trofoblástica gestacional (ETG). Te damos a conocer sus causas, síntomas y todas las dudas que te puedan surgir acerca de este tema.

¿Qué causa el embarazo molar?

El embarazo molar es causado por un óvulo que ha sido fertilizado anormalmente. En este tipo de embarazo, hay un conjunto extra de cromosomas del padre. Si el embarazo molas es parcial el embrión tiene 69 cromosomas en vez de 46 (puede suceder cuando se copian los cromosomas de padre o si dos espermatozoides fertilizan un óvulo). Por su parte, en el embarazo molar complero, los cromosomas del óvulo de la madre se pierden o no funcionan y los del padre se copian. Es decir, todos los cromosomas del embrión procederían del padre.

Ver artículo relacionado:  ¿Qué siente el bebé con las contracciones de Braxton?

Hay mujeres más propensas que otras a tener un embarazo molar:

–          Si has tenido un embarazo molar previo

–          Si tienes menos de 20 años o más de 35

 

¿Cuáles son los síntomas del embarazo molar?

Los principales síntomas que puedes observar son:

–          Incremento de los niveles de la hormona gonadotropina criónica humana (Hcg).

–          Naúseas y vómitos intensos y habituales.

–          Presión o dolor en la región pélvica.

–          Hemorragias vaginales.

–          Crecimiento excesivo del útero.

–          Aumento de la tensión arterial.

Ver artículo relacionado:  Crece el número de embarazos múltiples en España

–          Preeclampsia.

–          Hinchazón de las extremidades inferiores.

–          Exceso de salivación

Alguno de estos síntomas también suelen estar presentes en un embarazo normal y por tanto es difícil detectar un embarazo molar en su fase inicial. La mayoría de las veces es diagnosticado en la primera ecografía del embarazo (10-14 semanas de gestación).

¿Qué es el embarazo molar?
Puntua este artículo