¿Cómo cambia el vestuario en el embarazo?

vestuario en el embarazo

En la medida que lo hace la anatomía de la futura mamá, su vestuario también cambia a medida que el embarazo avanza. Mientras que, para muchas mujeres, en el primer trimestre del embarazo prima la discreción, en el último tramo de la gestación la prioridad es, por razones obvias, el confort y la comodidad. Hoy queremos darte una serie de consejos e ideas para mostrarte la manera en la que evoluciona el vestuario en el embarazo.

 

Primera fase del embarazo

 

En esta fase puedes, llevar hasta cierto punto, algunas de tus prendas habituales o comprar ropa alguna talla mayor. En general, lo ideal es apostar por blusas de seda, gasa o algodón que te queden amplias y, asimismo, faldas en forma de ‘A’ o vestidos con caída amplia del vientre para abajo.

 

En esta etapa puedes optar, asimismo, por ‘adaptar’ algunas de tus prendas (especialmente pantalones y faldas) mediante fajas o gomas elásticas. Eso te permitirá ponértelas durante los primeros meses del embarazo, sin deformarlas, y volver a usarlas una vez que recuperes tu figura.

 

A partir de los 90 días de gestación, los lípidos y grasas se van depositando en la anatomía de la futura mamá, por lo que prendas ajustadas y tejidos elásticos como el nylon, que se acaban ajustando en exceso a la figura, no son recomendables, ya que no ayudan a ocultar los nuevos pliegues que surgen en el cuerpo de la mujer. Los vestidos tipo capa y los vestidos largos en colores claros te ayudarán a sentirte cómoda sin renunciar a mostrar tu figura.

 

Ropa interior

 

Pese a todo, los expertos estiman que la utilización de prendas premamá no es imprescindible hasta que se llegue a las 7 u 8 semanas del embarazo. Asimismo, en cuanto a la ropa interior, es aconsejable que, sí ya desde los primeros momentos de la gestación, intentes usar ropa interior elaborada en algodón. En este sentido, esta clase de tejido permite que tanto el pecho como la zona de la vagina transpiren mejor que con prendas interiores elaboradas en tejidos sintéticos.

 

Apostar por braguitas o sujetadores de algodón te ayudará a prevenir la aparición de micosis e infecciones por una excesiva sudoración. Asimismo, los leggins, pantys y medias demasiado ajustadas pueden hacer que la futura madre experimente problemas de varices. En general, la norma es que vayas adaptando tu vestuario de manera que se amolde a tus cambios en base a los criterios de confort, movilidad y practicidad.

Puntua este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>