El mejor calzado para embarazadas

calzado para embarazadas

Ciertos trastornos durante el embarazo como la preclampsia o, simplemente, las alteraciones en el flujo sanguíneo unidas a la retención de líquidos, pueden hacer que las futuras mamás experimenten una cierta hinchazón en los pies y las extremidades inferiores en general, que puede resultar verdaderamente molesta (e incapacitante, en según qué casos).

Además de seguir una serie de hábitos de vida saludable, elegir el mejor calzado para el embarazo es imprescindible para prevenir o mitigar estas incomodidades asociadas a los pies hinchados.

Durante la gestación, la madre va ganando peso y experimenta una lordosis lumbar (curvatura hacia delante de la columna vertebral) lo que, unido a las mencionadas alteraciones circulatorias y de retención de líquidos, hace sufrir más de la cuenta a las extremidades inferiores. Asimismo, el aumento de peso hace que la planta de los pies se vaya aplanando progresivamente, de manera que su curvatura se atenúa progresivamente.

Durante los primeros 90 días de la gestación es probable que no tengas que utilizar calzado para embarazadas específico, pero a partir del segundo trimestre los síntomas antes detallados comenzarán a hacer acto de presencia, por lo que deberás comprar ciertos zapatos especiales.

Por lo general, para compensar la pérdida progresiva del denominado arco plantar (y, por consiguiente, la mayor inestabilidad de la futura mamá), se recomiendan zapatos o zapatillas de horma ancha, flexibles y, a ser posible, elaborados con materiales naturales (para que la ventilación sea óptima y no se dispare la sudoración). Pese a todo, no se debe apostar por la compra de zapatos totalmente planos, ya que es aconsejable que seamos capaces de repartir sobre los pies todo el peso del cuerpo de una manera equitativa.

El tobillo tiene que estar lo más guarnecido y sujeto posible, para ahondar en esa búsqueda de equilibrio que comentábamos. Para evitar los temidos calambres en el pie, no se debe usar tacones demasiado elevados. Los expertos estiman que los zapatos premamá tienen que tener unos tacones de entre 2 y 3 centímetros, no más.

A lo largo del día puedes descansar esporádicamente con los pies en alto en periodos de 2 o 3 minutos, para garantizar el descanso de tus pies y un adecuado flujo sanguíneo. Te recomendamos que acudas con regularidad a un especialista que pueda recomendarte, tanto los zapatos más adecuados para cada fase de la gestación, como posibles masajes y ejercicios que te ayuden a velar por la buena salud de tus pies.

Puntua este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>