Semana 10 de embarazo

semana 10 de embarazo

Al hablar de la semana 9 de gestación te habíamos comentado que, durante esta fase, el feto iba a comenzar a aumentar su tamaño y peso de una manera mucho más rápida. En efecto, en apenas una semana, el feto ya ha doblado su peso. La vida que llevas en tu interior ya mide 60 milímetros y pesa unos 6 gramos. En la semana 10 de embarazo el proceso de desarrollo de los órganos y tejidos del feto continúa a paso firme.

 

Semana 10 de embarazo para el feto

 

La cabeza del pequeño o pequeña que llevas en tu interior, durante la semana 10, ya está mucho más proporcionada con el resto de su cuerpo, y adquiere una forma más redondeada. Se empiezan a notar, de manera incipiente, las uñas y sus extremidades se mueven con una mayor intensidad y frecuencia, algo que puedes comenzar a experimentar en el exterior.

 

Durante la semana 10 de embarazo, se produce el proceso de calcificación de la estructura ósea. No hay que olvidar que alrededor del 99% del calcio que recibe el ser humano, especialmente durante sus fases de desarrollo, acaba en los huesos y dientes. Los huesos del pequeño comienzan asimilar el calcio recibido y abandonan, progresivamente, su conformación cartilaginosa.

 

El sistema nervioso y el aparato digestivo del pequeño ya están plenamente formados. Sus movimientos involuntarios y reflejos son cada vez más habituales.

 

Semana 10 de embarazo para la madre

 

La barriguita, en virtud del aumento cada vez mayor del feto, es cada vez más prominente y empieza a ser apreciable. Pese a que la semana 10 de gestación es diferente en función de la madre, puede que en este periodo ya hayas ganado algunos kilos de peso y, asimismo, acumulado líquido.

 

Es en esta etapa en la que muchos papás y mamás oyen, a través de la ecografía doppler, los latidos del corazón de su hijo o hija por vez primera. El tamaño del útero, durante la semana 10, se ha incrementado, lo que puede hacerte experimentar ciertas molestias y dolores. Es probable que tu organismo se haya empezado a acostumbrar a la montaña rusa hormonal en la que estás subida, de modo que los mareos y, especialmente, las nauseas que has venido experimentando con más o menos frecuencia hasta ahora vayan remitiendo o, al menos, atenuándose.

 

Si ves que estos incómodos síntomas siguen produciéndose puedes pedirle consejo al especialista para que te recete algunos remedios naturales.

Puntua este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>