Semana 13 de embarazo

semana 13 de embarazo

La semana 13 de embarazo es la llave que marca la entrada en el segundo trimestre de la gestación. En esta etapa ya se habrá realizado, casi con toda seguridad, la primera ecografía trimestral, con lo que ya sabrás cómo marcha el proceso de desarrollo fetal. El peso del feto en esta fase del embarazo ya se sitúa en el entorno de los 20-22 gramos. En cuanto a la talla, ya ha superado los 7 centímetros y medio. A pesar de su reducido tamaño, el pequeño o la pequeña que llevas en tu vientre ya se encuentra plenamente formado. Su cuerpecito es mucho más proporcionado y armónico.

 

Los médicos y ginecólogos estiman que las posibilidades de sufrir un aborto se reducen de manera drástica, en condiciones normales, a partir de esta semana. Los dedos del bebé ya se han desarrollado plenamente (incluso sus incipientes huellas dactilares) y ya tiene una gran movilidad en las articulaciones de las extremidades. La piel del bebé va a empezar a acumular más lípidos, con lo que el tradicional tono transparente que la caracterizaba hasta ahora va a ir desapareciendo.

 

En la semana 13 de gestación, asimismo, el sistema gastrointestinal del pequeño ya se encuentra en su barriguita, no en el cordón umbilical como hasta ahora. Pese a que el sistema inmunológico del bebé ya existe, aún está en fase de desarrollo, por lo que es el de la madre el que se encarga, en su mayor parte, de proteger al pequeño de posibles infecciones.

 

La madre durante la semana 13 de embarazo

 

Uno de los problemas o molestias de las que más suelen quejarse las futuras mamás durante la semana 13 del embarazo tienen que ver con el tránsito y el funcionamiento del aparato digestivo. Las funciones normales del intestino se dilatan como consecuencia de todos los cambios que se producen en la zona durante la gestación. Es fácil que, a consecuencia de esto, empieces a notar que tus digestiones se vuelven más pesadas, puedes sufrir episodios de acidez o tener problemas de regularidad a la hora de ir al baño.

 

También muchas madres experimentan en este periodo problemas de meteorismo. En general, los ginecólogos y nutricionistas recomiendan que, en esta etapa del embarazo, las mujeres desarrollen una ingesta de alimentos ricos en fibra suficiente y equilibrada. No obstante, si vieras que estos problemas aumentaran en intensidad, no dudes en pedirle consejo a tu médico.

Puntua este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>