Semana 19 de embarazo

semana 19 de embarazo

La semana 19 de embarazo te sitúa prácticamente en la antesala del sexto mes de la gestación. El bebé ya mide en esta fase más de 15 centímetros y un fino pelo comienza a cubrir su cabecita, de manera todavía incipiente. Cada vez gana talla y peso (actualmente es de unos 200 gramos) más rápidamente lo que, indudablemente, tiene un efecto directo sobre tu propia anatomía.

 

El cerebro del pequeño ya empieza a asignar determinadas tareas a los cinco sentidos, de manera que la organización cognitiva de su ‘materia gris’ continúa en plena fase de expansión. Las diferentes fases de vigilia, sueño y actividad comienzan a asentarse y, del mismo modo, la pequeña vida que llevas en tu interior es cada vez más consciente de los ruidos, voces, cambios de luminosidad y estímulos que se desarrollan fuera de tu cuerpo.

 

El cuerpo del pequeño o la pequeña cada vez está más proporcionado y sus extremidades ya se corresponden con su talla. La estructura ósea del bebé gana, con el tiempo, una mayor solidez. Muchos papás y mamás intensifican el contacto con el bebé en la semana 19 de embarazo, hablándole y poniendo música relajante. No te preocupes, aunque tu no puedas hablarle directamente a la tripita, los expertos consideran que el bebé es perfectamente capaz de percibir tu voz.

 

La mamá en la semana 19 de embarazo

 

La barriga de la mamá en este periodo continúa con su crecimiento. Los pezones de la mujer empiezan a oscurecerse en esta fase y, asimismo, es probable que en este momento te hayas percatado de que una línea que recorre la distancia entre el bajo vientre y el pubis denominado línea alba.

 

El aumento del volumen de sangre en este momento del embarazo se empieza a notar. En este sentido, puede que experimentes alteraciones en tu ritmo cardiaco, en forma de taquicardias. En principio, no debes alarmarte, ya que son comunes en la semana 19 de embarazo. Pese a todo, si estos problemas te causaran más molestias o fueran anormales, no dudes en hacérselo saber a tu especialista.

 

En esta fase, tu ginecólogo seguramente programe la realización de la ecografía del segundo trimestre. Esta prueba se destina a determinar las medidas del feto y, asimismo, a detectar posibles anomalías.

 

También puedes experimentar un aumento de la cantidad y consistencia del flujo vaginal. Este fenómeno, leucorrea, viene derivado del incremento del riego sanguíneo en la zona vaginal.

 

Puntua este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>