En la semana 2 de embarazo ya comienzas a ser consciente y a asimilar, incluso físicamente, los cambios que se te vienen encima para los próximos meses. El embarazo requiere cierto sacrificio en cuanto a la alimentación, el ejercicio físico necesario y la preparación, pero no cabe duda de que es una etapa francamente maravillosa para el papá y la mamá.

Semana 2 de embarazo para el feto

En la segunda semana de embarazo comienza el desarrollo del embrión, la base de sus extremidades, órganos, sistema circulatorio y nervioso. El principal acontecimiento para el desarrollo del pequeño en esta etapa es la aparición del tubo neural. El tubo neural es una estructura a partir de la que se genera su sistema nervioso. A partir de esta semana se diferencia en el encéfalo y en la médula espinal.

En el endodermo del embrión se empiezan a dar los primeros pasos del proceso que conduce a la estructuración del aparato digestivo y también del tracto respiratorio. El sistema respiratorio propiamente dicho, la estructura ósea y cartilaginosa se empiezan a desarrollar en el mesodermo. En el ectodermo se desarrollan la piel, uñas o el entramado nervioso del bebé.

Ver artículo relacionado:  Semana 3 de embarazo

Semana 2 de embarazo para la mamá

La mamá, en esta fase, incrementa hasta un 50% el volumen de sangre, de cara a satisfacer las necesidades de oxigenación por parte del embrión en proceso de evolución. Aquí, los estrógenos empiezan a funcionar y “reportan” al útero que se ha producido un cambio. Esta fase no se suele diferenciar de la primera semana en cuanto a síntomas. Algunas madres no experimentan ninguna sensación anormal, mientras que otras reportan punzadas en la zona del abdomen, cambios de humor por las alteraciones hormonales que ya empiezan a dar sus frutos e incluso vómitos. Aunque, como apuntamos, lo más fácil es que la semana 2 de gestación se desarrolle sin cambios aparentes.

Ver artículo relacionado:  Semana 10 de embarazo

Pese a todo, aunque no notes cambios ni alteraciones, ya es necesario que lleves una dieta lo más parecida posible a la que vas a desarrollar en los próximos meses (consulta con tu médico y nutricionista). Obviamente, alcohol y tabaco quedan desterrados. También te recomendamos que aproveches las primeras semanas para habituarte a los ejercicios de preparación al parto, ya sean masajes perineales, ejercicios de Kegels o abdominales. Aprovecha para pasear y mantener tu musculatura a tono con ejercicios suaves como el tai chi o el yoga en sus variedades menos exigentes.

Semana 2 de embarazo
Puntua este artículo