Semana 20 de embarazo

La semana 20 de embarazo ya ha llegado y los cambios que se han producido, tanto en tu interior, en lo concerniente al bebé, como en el exterior son más que evidentes. En lo que respecta al feto, se puede decir que los principales tejidos y órganos internos ya están plenamente desarrollados. El pequeño o la pequeña ya han alcanzado un tamaño de unos 16 centímetros y, aproximadamente, 250-260 gramos de peso.

 

En esta semana de la gestación el aparato digestivo, corazón, aparato reproductor, riñones e hígado del bebé han alcanzado la forma que van a tener, en proporción al tamaño del pequeño. A partir de ahora irán ganando en tamaño a medida que el pequeño vaya, asimismo, creciendo.

 

El cuerpo del bebé va ganando en tejido adiposo, condición indispensable de protección desarrollada por el propio organismo. En cuanto a las proporciones del bebé, en estos momentos su cabecita, extremidades y tronco tienen un tamaño muy parecido al definitivo. A partir de ahora sólo le queda continuar creciendo. Como te habíamos apuntado anteriormente, el cuerpo de tu pequeño está recubierto en esta fase de una sustancia de aspecto lechoso que se llama vérnix caseoso. Esta mezcla de secreciones grasas tiene como objetivo cuidar la piel del pequeño mientras éste se encuentre flotando en el líquido amniótico.

 

La semana 20 de embarazo para la mamá

 

En la semana veinte del embarazo, el útero ya ha alcanzado la altura del ombligo. Los expertos estiman que, en esta fase, tu peso es probable que se haya incrementado ya unos 5 kilos. En este sentido, es fácil que a partir de ahora ganes del orden de 400-500 gramos a la semana.

 

Probablemente hayas notado que en un momento del embarazo tan avanzado como este, tu ritmo cardiaco se ha acelerado sensiblemente y, asimismo, tu respiración es más agitada. No te asustes, es perfectamente normal. Ten en cuenta que tu cuerpo no sólo tiene que garantizar ahora tu flujo sanguíneo, sino también el de la vida que llevas en tu interior. Para quedarte más tranquila, no obstante, solicita que tu especialista te haga pruebas específicas.

 

El aumento del flujo sanguíneo en la semana 20, unido a los cambios hormonales que está experimentando tu cuerpo, pueden provocar hipersensibilidad en las encías e incluso sangrado, por lo que tendrás que estar alerta para evitar posibles complicaciones e infecciones. En cuanto a las pruebas, la semana 20 del embarazo suele ser la escogida para llevar a cabo la ecografía morfológica, que analizará el estado de cada órgano de tu pequeño.

Puntua este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>