Semana 4 de embarazo

semana 4 de embarazo

La semana 4 de embarazo ha llegado y ya empiezas a ser plenamente consciente de que esperas un bebé. En esta etapa del embarazo, el blastocisto (denominación médica del embrión a estas alturas) tiene unas dos semanas de gestación y ya ha desarrollado el tamaño aproximado de una alubia, sus extremidades comienzan a formarse de manera incipiente y se empiezan a apreciar las protuberancias que se van a convertir en sus pequeños ojitos.

 

Sin embargo, muchas madres en esta fase aún no son conscientes de estar embarazadas, ya que los cambios fisiológicos y hormonales de la semana cuarta de embarazo no se dejan notar de manera sensible. El embrión no tiene, todavía, una forma definida, ya que se estructura a partir de una serie de conjuntos celulares (células madre) que, por un lado, se organizarán para dar lugar a sus diferentes tejidos y, por el otro, a la ‘infraestructura’ que cobijará, nutrirá y protegerá al bebé en los meses siguientes (placenta, líquido amniótico…).

 

Las 3 diferentes capas de células (interna, media y externa) que conforman el embrión tienen diferentes misiones; la interna, por ejemplo, es la destinada a la conformación del aparato gástrico y respiratorio, la media dará lugar a la estructura musculoesquelética u órganos internos y la exterior al pelo o la piel.

 

La semana 4 de embarazo para la mamá

 

Como te apuntábamos, muchas madres pueden no ser conscientes de estar esperando un bebé en esta fase. En la semana 4 de embarazo te percatarás de que hay un retraso en el periodo, lo que debe servir como primera señal de alerta ante los cambios que se te avecinan. Del mismo modo, puede que empieces a experimentar algunas molestias asociadas al embarazo, tales como cansancio, cierta irritabilidad, nauseas a primera hora de la mañana, pinchazos… en general, muchas madres pueden confundir estos dolores y molestias con los habituales de la menstruación, con lo que, todavía, el embarazo puede pasar desapercibido.

 

El retraso que se produce en la menstruación, unido a los síntomas mencionados, que puede comenzar a experimentar la madre hacen que, por regla general, la cuarta semana de embarazo sea el momento medio en el que la mayoría de las mujeres ‘sospechan’ y se hacen la primera prueba casera de embarazo. En la actualidad, en el mercado hay tests muy fiables pero te recomendamos que, si sospechas que puedes estar esperando un bebé, acudas a tu ginecólogo para cerciorarte por completo.

Puntua este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>