Semana 7 de embarazo

semana 7 de embarazo

Entramos en la semana 7 de embarazo, una semana marcada por una serie de cambios, tanto para la madre como para el feto. En lo que tiene que ver en exclusiva con el desarrollo embrionario, la vida que tienes en tu interior ya cuenta con un incipiente cerebro, dividido ya en dos hemisferios. El desarrollo del feto, de semana a semana, es prácticamente increíble. En este momento mide unos 15 milímetros, el doble que sólo siete días antes.

 

Cambios en el feto

 

El sistema digestivo del pequeño se sigue desarrollando, del mismo modo que el entramado cardiovascular. De hecho, el corazón del feto ya dispone de 4 cámaras. Precisamente, otro de los hitos de esta etapa tiene que ver con el hecho de que, en la semana 7 de embarazo, ya se puede hablar de feto, pues la etapa incipiente de formación embrionaria ya se ha superado.

 

La placenta, durante este periodo, se empieza a asentar y formar. En este sentido, comienza a realizar sus tareas, entre otras las de aportar nutrientes y alimentos al feto, así como depurar y eliminar los desechos que éste genere. Se puede considerar que es en el tercer o cuarto mes del embarazo cuando la placenta se forma completamente, pese a que ésta continuará evolucionando hasta el final del mismo.

 

En la semana número siete de la gestación, el feto es todavía muy pequeño, y sus niveles de actividad son leves. Por eso aún no notarás sus evoluciones desde fuera. De lo que sí vas a percatarte es de la gran cantidad de cambios fisiológicos y psicológicos que las alteraciones hormonales que provoca crean en tu interior.

 

Cambios en la madre

 

Uno de los efectos más habituales y desagradables de esta etapa para la mamá, tienen que ver con la presencia de nauseas e incluso vómitos. Los expertos estiman que las nauseas del embarazo desaparecen alrededor del tercer mes de la gestación.

 

Los estudios realizados en todo el mundo consideran que casi 8 de cada 10 madres tienen episodios de nauseas, en muchos casos a primera hora de la mañana, aunque pueden reproducirse en otros momentos del día.  

 

Los especialistas recomiendan la ingesta de alimentos ricos en carbohidratos completos para evitar estas náuseas, del mismo modo que evitar las comidas copiosas. En este sentido, el jengibre es un remedio natural que suele aconsejarse. No obstante, si estas nauseas no remitieran, es necesario que la mujer acuda al especialista.

Puntua este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>