Semana 9 de embarazo

semana 9 de embarazo

Ya estamos inmersos plenamente en la semana 9 de embarazo. Ya te habrás dado cuenta de que, en esta fase, cada cierto tiempo se suceden en ti cambios apreciables. Y es que, en definitiva, el embarazo es algo parecido a una auténtica montaña rusa. La novena semana de la gestación está determinada por un número de cambios y desarrollos en el feto y, asimismo, en la madre.

 

Semana 9 de embarazo para el feto

 

En esta etapa, el feto ya ha alcanzado un peso de alrededor de 3 gramos. Asimismo, la vida que llevas en tu interior ha llegado a un tamaño de unos 28-30 milímetros. En efecto, el feto ya ha superado el periodo embrionario en el que tiene lugar la incipiente formación de tejidos y órganos. Aquí es cuando se procede a fortalecer los mismos. Sus extremidades, incluso las manos, ya están formadas y, además, su boquita empieza a cerrarse y abrirse. Los movimientos del feto comienzan a ser más intensos y frecuentes, si bien éstos son movimientos reflejos, involuntarios, ya que no responden a estímulos procedentes del cerebro.

 

Durante la semana 9 de embarazo el bebé ya tiene los órganos sexuales totalmente formados, si bien no pueden distinguirse todavía. Los cambios de peso y tamaño del bebé en este periodo ya son mucho más rápidos.

 

Semana 9 de embarazo para la madre

 

Puede que la madre, en este momento del embarazo, note que el tamaño de su tripita es más voluminoso de lo que, realmente, corresponde al periodo de desarrollo en la que se encuentra el feto. Y es que, además de los gases, el incremento de producción de la hormona P4 (progesterona) puede derivar en una cierta hinchazón.

 

En la semana novena de la gestación, la tensión arterial de la madre se vuelve más cadenciosa. Esto provoca que muchas mujeres experimenten en este momento mareos y desvanecimientos puntuales. Estas alteraciones en la tensión arterial se orientan a que el flujo de sangre se incremente, ya que las necesidades del feto cada vez son mayores.

 

Procura no realizar movimientos bruscos ni estar sometida a temperaturas muy elevadas. Puede que, junto con los mareos que acabamos de describir, en la semana 9 sientas nauseas, especialmente al levantarte y acidez, además de sensibilidad ante el olor y sabor de ciertos alimentos.

 

Es fácil que, de aquí a la semana 12 de embarazo, se programe por parte de tu especialista el primer análisis de sangre.

 

Puntua este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>