El rol del hermano mayor para el bebé

el rol del hermano mayor para el bebé

El papel del hermano mayor para el bebé es importante y, a la vez, complejo. Especialmente en el caso de niños pequeños que van a tener o acaban de tener a su primer hermanita o hermanito, siempre existe el problema de sufrir el popularmente conocido como ‘síndrome del príncipe destronado’. En este sentido, estamos ante un proceso de adaptación y maduración normal. Los celos, el llanto injustificado e incluso las manifestaciones ‘físicas’ (dolores de cabeza, afecciones gástricas, …) son más comunes de lo que podría parecer. Es importante que se le prepare (contándole historias o cuentos) en los meses previos acerca de la nueva situación que va a traer la presencia de su hermano.

 

Asimismo, se le debe implicar en el proceso, comentándole la importancia de su rol en la futura crianza del bebé. Una vez que nazca el pequeño o la pequeña, es necesario que se implique al hermano mayor en pequeñas tareas, tales como el baño o el vestido del bebé, para que sienta que se le tiene en cuenta. Es importante, además, que se mantengan todas las rutinas horarias, de ocio, estudio o comidas que se habían establecido antes del nacimiento de su hermano o hermana.

 

El rol del hermano mayor

 

Aparte de los cuidados antes mencionados, el hermano mayor actúa como interlocutor ante los padres, de manera que puede interpretar ciertas expresiones de su hermanito o hermanita de un modo que un adulto no consigue. Además, los hermanos pequeños toman a su hermanito o hermanita como modelo, lo que también ayuda al primogénito a desarrollar habilidades comunicativas y un cierto sentido de responsabilidad. Pese a la importancia que tiene implicar al primogénito en la educación del bebé, es necesario no sobrecargarle con tareas o hacer que asuma o comparta responsabilidades (castigos, reprimendas, …) que van más allá de lo que puede hacer y que pueden llegar a pesarle demasiado.

 

Asimismo, hay que procurar que el cambio de rol experimentado no se note demasiado, seguir prestándole atención y recordarle las ventajas que para él supone ser el mayor. En general, nunca hay que establecer comparaciones entre hermanos ni fomentar la competencia, ya que esto puede tener un efecto contraproducente. Los estudios parecen demostrar que los hermanos mayores tienden a desarrollar una mayor responsabilidad, capacidad de sacrificio y trabajo que los pequeños, quizá por esa necesidad de compensar esa porción de atención que antes del nacimiento del hermano o hermana recibían en exclusiva.

Puntua este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>