¿Por qué se pelean los hermanos?

¿por que se pelean los hermanos?

Las peleas entre hermanos son ‘el pan nuestro de cada día’ para muchas familias. La llegada de un bebé suele traer consigo, para el hasta ese momento hijo único o pequeño, una sensación de inseguridad y desplazamiento que le provoca un rechazo hacia su hermanita o hermanito. Hoy te enseñamos algunas de las razones por las que se producen estas peleas y rivalidades.

 

El príncipe destronado

 

En su novela ‘El Príncipe destronado’, el escritor vallisoletano Miguel Delibes hacía una perfecta descripción de lo que siente un pequeño ante la llegada a casa de un nuevo hermano (http://es.wikipedia.org/wiki/El_pr%C3%ADncipe_destronado ). Ten en cuenta que el pequeño pasa de ser el centro de atención y el núcleo en torno al que giran las vidas de sus papás, a tener que compartir espacio, cariño y atención con un nuevo ‘invitado’.

 

En este sentido, tienes que procurar hacer al pequeño partícipe del proceso de embarazo e informarle de la llegada de su hermanito. Haz que se sienta parte de la crianza de su hermano o hermana.

 

No fomentes la competencia

 

Es necesario que nunca ‘premies’ o destaques las buenas acciones de un hermano o hermana, sancionando las del otro ni favoreciendo una sensación de competitividad. En este sentido, lo que puedes hacer es favorecer el diálogo y la ‘verbalización’ de sus emociones. Muéstrales que no está mal tener opiniones distintas y que enfadarse, cuando hay motivos para ello, no es algo necesariamente malo. Eso sí, deja claro que las peleas no tienen lugar en la casa.

 

Refuerza sus conductas positivas y ‘castiga’ sus conductas negativas, pero nunca desde el prisma del ‘tu hermano se porta bien’, ‘mira tu hermana como sí se come la verdura’ y demás ‘estrategias’ que muchas veces estamos tentados a emplear.

 

Cuida los estímulos externos

 

El principal ejemplo que buscan los niños es el vuestro. Por tanto, vuestra conducta les sirve de guía en la relación con los demás y, por supuesto, con su hermanito o hermanita. Por tanto, vigila también aquellos ‘ejemplos’ y estímulos externos que reciben (TV, videojuegos, películas,… ). Es importante que, en todo este proceso, sepas observar muy bien las causas, motivos y desencadenantes de una pelea, de manera que estés preparado para saber cuándo y, sobre todo, cómo intervenir.

Puntua este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>