Trucos para afrontar sus primeras rabietas

rabieta infantil

Todos los niños, quien más o quien menos, ha tenido una rabieta, un tema que tarde o temprano aparecerá y que hay que afrontar de una manera firme para que el pequeño o la pequeña evite pensar que con ello puede conseguir todo lo que quiera. Es algo que suele darse entre los niños de dos a cinco años, aunque puede haber excepciones y para aquellos padres que lo hayan vivido se sabe que puede llegar a ser una auténtica pesadilla y hacer perder los nervios incluso a los papás y mamás más pacientes.

 

En estos casos es muy importante corregir esta actitud dado que el pequeño podría tomarlo como una costumbre y continuar haciéndolo, dado que si el niño o niña consigue lo que quiere con sus rabietas y pataletas, será un arma que seguirá utilizando cuanto se le antoje algo.

 

Trucos para afrontar una rabieta

 

Una de las alternativas más utilizadas es ignorar la rabieta, dado que si el niño o niña no tiene a nadie que le siga el juego o le atienda, se cansará muchísimo antes que si se está intentando razonar diciendo que no a sus requerimientos. Si la rabieta la tiene en un lugar público, darle la espalda durante unos instantes será un mensaje visual y claro de que no se va a ceder a lo que pide. Si molesta a otras personas, podemos cambiar de sitio a un lugar menos concurrido.

 

Nunca intentar razonar, especialmente si tienen 2 o 3 años, porque no entenderán absolutamente nada, mejor dicho, no querrán entender nada que no sea lo que se les ha metido entre ceja y ceja. Si es un poco más mayor hay que ser pacientes y explicarles con palabras muy sencillas que lo que desea siempre puede conseguirse de formas menos agresivas que una pataleta por ejemplo, aunque esto requiere tiempo y no todo el mundo lo tiene.

 

Para que se pueda afrontar una rabieta infantil de la mejor forma posible, tanto la mamá como el papá deben responder por igual, no puede ser que uno de los dos ceda, porque la estrategia no servirá de nada entonces. Nunca hay que perder los nervios ni ponerse a gritar para que se calle, lo único que se consigue es que el niño o niña vea sus padres imitan su actitud, lo que considerará como algo bueno y será un ritual diario prácticamente.

 

Para finalizar, es importante premiar el buen comportamiento con gestos de cariño, darle una pequeña “recompensa” cada vez que se evite una rabieta, se acostumbrará pronto a ello.

Trucos para afrontar sus primeras rabietas
4.75 (95%) 4 votes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>