¿Qué es el síndrome de Burnout de las mamás?

burnout

Tener un hijo representa una experiencia maravillosa, única pero que, asimismo, cambia la vida de las mamás y los papás. Tener que estar pendiente de una nueva vida, compaginar esos cuidados con el trabajo, las tareas domésticas, la vida familiar o los compromisos sociales puede llegar a resultar verdaderamente agotador. Muchas mamás experimentan lo que se conoce como el ‘síndrome de Burnout’. Hoy vamos a mostrarte en qué consiste este fenómeno.

¿Qué es el síndrome de Burnout?

Por desgracia, muchas veces es aún la mamá la que ha de llevar el peso del cuidado del bebé, las tareas domésticas, la atención a los otros hijos… todo esto en muchas ocasiones combinado con su propio trabajo. Esta dedicación de 24 horas al bebé, el hogar y el trabajo, sin apenas tiempo de desconexión, puede generar un estado de agotamiento extremo, físico y mental, que se conoce popularmente como el síndrome de Burnout. Si bien el Burnout no es exclusivo de las mamás, ya que hace referencia al desgaste por una situación prolongada de estrés, sí tiene en ellas a una de sus ‘poblaciones’ de riesgo. No en vano, las mujeres en general son más propensas a sufrir esta sobrecarga y estrés continuo, a causa, entre otras razones, de una distribución de las tareas familiares y del hogar no equitativa.

Causas del Burnout en las mamás

Las causas del Burnout en las mamás son muy variados y están justificados por diferentes causas. En este sentido, las más habituales son horarios de trabajo excesivos, contacto habitual con diferentes grupos de personas, y cuando de una situación de alta exigencia laboral se pasa a otra de idéntica exigencia en el ámbito familiar.

Síntomas

El síndrome del Burnout en las mamás tiene una serie de síntomas claros a los que debes atender en el momento en que los experimentes: -          Cefaleas. -          Problemas para conciliar el sueño. -          Absentismo laboral y problemas relacionales. -          Ansiedad. -          Disminución del rendimiento laboral. En general, se puede decir que estamos ante un problema que se soluciona priorizando mejor las tareas del día, logrando un reparto equitativo de las tareas en pareja y, muy importante, logrando que las mamás dispongan de una serie de horas a lo largo del día para sí mismas.

Puntua este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>