Frutas durante la lactancia

frutas en la lactancia

La ingesta de frutas en la lactancia (y, en esencia, durante toda la vida de la mujer) es trascendental. La fruta no sólo es rica en vitaminas sino que, además, aporta un alto contenido en agua y sales que enriquecen las tomas del bebé durante la fase de lactancia y, además, nutren a la madre sin tener que andar contando las calorías.

Tomas de fruta durante la lactancia

Es importante que, a lo largo del día, tomes una media de cinco raciones de verdura o fruta durante la lactancia. En este sentido, es importante que discutas con tu pediatra y tu nutricionista, en función de tus necesidades y las de tu bebé, la frecuencia más indicada, ya que ésta que te proponemos es a título orientativo.

Beneficios de tomar fruta en la lactancia

 

Básicamente podríamos decir que los beneficios de tomar fruta en esta fase son los mismos que en cualquier otra etapa de la vida, con la diferencia que, en este caso, de su ingesta depende el desarrollo no de una, sino de dos personas.

 

El alto contenido en agua de la fruta regula y mejora el funcionamiento renal. Además, la fruta tiene un elevado contenido en fibra. Como hemos comentado en alguna ocasión, tras el embarazo es probable que la madre encuentre algunos problemas a la hora de hacer de vientre con regularidad. El estreñimiento posparto puede afectar a la madre y, en este sentido, el aporte de fibra de la fruta nos ayuda a combatirlo.

 

En general, los cítricos (naranjas, pomelo, mandarina) proporcionan una cantidad muy necesaria de vitamina C; frutas como el plátano o el kiwi son ricas en potasio, para la actividad muscular.

Cómo tomar fruta en la lactancia

 

Sabemos que esas 5 tomas diarias que te comentábamos de fruta y verdura de manera diaria pueden resultar una verdadera tortura, si te limitas a realizarlas directamente. Lo bueno de la fruta es que puede consumirse de manera variada sin que te llegues a cansar. Los cítricos, por ejemplo, puedes tomarlos en forma de zumo sin edulcorar, los plátanos y fresas pueden integrarse en batidos y papillas y otros alimentos como la piña o la manzana se pueden incorporar a ensaladas frescas de verano.

 

En este caso, el único límite que te separa del hastío y el aburrimiento al comer fruta en la lactancia lo marca tu propia imaginación. Pídele consejo a tu nutricionista para que te proponga recetas e ideas.

Puntua este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>