La lactancia es lo mejor para el bebé, pero no es un camino de rosas. Es frecuente que a veces duela o haya infecciones. Con la subida de la leche puedes notar calor y molestias ya que el bebé es muy pequeño y no puede vaciar bien nos pechos. Puedes probar a ponerte paños calientes en la zona antes y durante la lactancia y paños fríos al terminar. Eso ayudará al bebé a extraer la lecho y aliviará las molestias al terminar cada toma.

Cuando duele dar el pecho o aparecen grietas en el pezón puede ser señal de que la postura no es la adecuada o de que el niño no succiona correctamente. Tal vez tu hijo no puede utilizar la lengua como debería porque su frenillo es demasiado corto.motherlove

Ver artículo relacionado:  Claves para producir más y mejor leche materna

El dolor es una causa para apartar al niño de inmediato del pecho, e intentarlo de nuevo adoptando una postura correcta. Pide ayuda a tu matrona ante las dificultades o preguntas, a tu médico o a un grupo de lactancia. Si de pronto aparece la mastitis con síntomas de picor o escozor, después de haber dado el pecho sin problemas, generalmente es debida a una infección por hongos (afta). En este caso es importante averiguar la causa de la mastitis, ya que las cremas solo ayudan temporalmente y es probable que vuelva el dolor.

Ver artículo relacionado:  ¿Cómo funciona un sacaleches?
Dolor al dar el pecho. Causas y remedios
Puntua este artículo