Desde hace casi un cuarto de siglo, la Organización Mundial de la Salud ha acuñado diferentes definiciones y clasificaciones de la lactancia materna, siempre en función de su combinación con otros alimentos que se le den al bebé. Una de estas definiciones es la de la lactancia predominante. Esta definición de lactancia materna contempla la leche materna como fuente predominante de alimento para el bebé que, además, puede ingerir agua, zumos de frutas, tisanas, jarabes o complementos vitamínicos.

Naturaleza de la lactancia predominante

Tanto la OMS como otras organizaciones (Unicef, por ejemplo), recomiendan vivamente que, por lo menos hasta que el bebé cumpla medio año, la leche materna sea su fuente única de alimentación, ya que contiene todos los nutrientes y vitaminas que el pequeño puede necesitar. Es a partir de los seis meses cuando la lactancia predominante entraría en juego, incluyendo en la rutina alimentaria del pequeño otros líquidos de origen distinto al lácteo. No obstante, la leche materna debe seguir siendo el principal componente de la dieta del bebé. Desde el punto de vista nutricional e inmunológico es el alimento más completo y, además, la leche materna es más económica.

Ver artículo relacionado:  La lactancia parcial

En este sentido, otra ventaja que ofrece dar de mamar al bebé es la de la creación y refuerzo del vínculo emocional y afectivo entre la mamá y el bebé.

Rehidratación oral del bebé

Además de zumos y agua, en esta fase suele ser habitual que los pequeños puedan recibir otros aportes, como los que les proporcionan las soluciones de rehidratación oral. Estos productos son preparados que se le administran a los bebés, siempre que haya riesgo de desnutrición causada por circunstancias anormales, como pueden ser vómitos o gastroenteritis. Siempre bajo la supervisión de un especialista, las soluciones para la rehidratación oral son un método muy eficaz para que el bebé recupere sales y electrolitos en casos leves-moderados de diarrea o vómitos. En ningún caso bebidas isotónicas o infusiones tradicionales son sustitutivas o equivalentes de estos productos.

Ver artículo relacionado:  La lactancia complementaria

Ten en cuenta que las soluciones para la rehidratación por vía oral están elaboradas de manera que se amolden al desarrollo del pequeño y a su fisiología, al contrario de las mencionadas. Estos productos pueden comercializarse en sobres diluibles en agua, como botellines o a modo de gelatina, en distintos sabores y texturas.

Recuerda que la alimentación de la madre es esencial de cara a que la leche que recibe el pequeño durante la fase de lactancia predominante. Es por eso que debes tener en cuenta que tu dieta debe ser equilibrada y suficiente.

La lactancia predominante
Puntua este artículo