Controlar la agresividad de los niños y educarlos

controlar-la-agresividad-ninos

La agresividad en los niños puede llegar a ser un gran problema no solo para la familia sino también para profesores y compañeros de clase. En este caso es muy importante conocer por qué son agresivos y así poder controlar esta clase de comportamientos que no llevan a ningún lado.

¿Por qué son agresivos? ¿Hay algo que les influencia a ello? Lo cierto es que puede  haber un gran número de factores dentro de esta ecuación pero si realmente lo que quieres es controlar la agresividad de tu hijo hay varias pautas que puedes tener muy en cuenta para conseguirlo.

Controla la agresividad de tu hijo

Lo primero que hay que hacer es intentar conocer cuál es el origen de esa agresividad. Encontrar su problema nos ayudará a solucionarlo, pero a veces puede que no sea tan fácil. Por ello, es recomendable que se cree una atmósfera en la que el pequeño se sienta muy tranquilo y a gusto.

En esos momentos hay que hablar con él o ella y decirle que a veces es lógico que como personas nos enfademos. Puede pasar prácticamente cualquier cosa y enojarnos, pero nunca canalizar la energía negativa hacia la agresividad, porque no lleva a ningún lado.

En estos momentos donde tiene rabia o enfado, el deporte puede ser uno de los mejores aliados porque se libera dopamina y produce una placentera sensación, dejando de lado la adrenalina producida por los enfados y la agresividad.

Un consejo que suelen dar los especialistas a los padres es que cuando éstos detecten una conducta agresiva en sus hijos, comiencen a tratarlo cuanto antes. A veces no son cosas que se vayan con el tiempo sino que tienden a ir a peor. Por esa razón, cuanto antes se trate este tema, mucho mejor.

En este tema, las mamás y los papás debemos ser un ejemplo. Ya sabemos que todos los niños son como esponjas y en caso de enfados, debemos predicar con el ejemplo. No podemos intentar que el niño no canalice su energía siendo agresivo si nos ve gritar, romper o tirar cosas cuando estamos enfadados.

Es necesario que cuando se produzca una situación de tensión entre adultos, lo mejor es evitar que la discusión sea vista por los niños y mucho mejor aún, que no haya discusiones. Los niños suelen ser bastante influenciables y si viven en un ambiente hostil en casa, son serios candidatos a ser agresivos.

Otro aspecto importante que como progenitores hay que tener presente es evitar que los niños vean películas muy agresivas o jueguen a videojuegos donde haya violencia. Los niños no pueden dar por sentado que las cosas se arreglan con peleas, ni mucho menos.

El cariño y la paciencia serán algo que deben estar presentes por nuestra parte, pero si aún así el niño o la niña siguen igual de agresivos y no atienden a razones, el mejor consejo es llevarle a un especialista, para que trate este tema.

Puntua este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>