La primera visita al dentista de tu hijo

primera-visita-dentista

La salud dental es algo que se debe tener muy en cuenta, sobre todo en los más peques de la casa, por eso es recomendable llevarlos al dentista de forma periódica. Los niños en el dentista suelen ponerse bastante nerviosos e incluso molestos, pero es un momento por el que deben pasar.

En este caso, los odontólogos recomiendan que su primera visita sea a partir del primer año de vida y posteriormente se le hagan revisiones anuales.

La importancia de las visitas al dentista con niños

Es muy importante llevar a cabo estas revisiones porque la caries puede aparecer en el momento menos esperado. Hace unos años se hizo un estudio en el que se revelaba que más del 26% de los niños menores de 4 años ya contaban con caries. Esto fue lo que motivó el cambio de la primera visita al dentista con los niños.

Aunque llevemos a los niños al dentista a su revisión anual, nunca está de más examinar de forma periódica sus dientes. Si detectamos manchas o algún punto oscuro, es recomendable visitar al dentista para que estudie el caso y si es necesario le ponga remedio.

Lo que hará el dentista en la visita será una revisión en profundidad de los dientes y encías del pequeño. Examinará si existe alguna caries y podrá tener en cuenta aspectos como pueden ser alguna alteración de crecimiento, mordida cruzada o abierta entre otros. El profesional establecerá unas pautas para corregir ese problema.

En un principio puede resultar una experiencia bastante desagradable para los niños el hecho de que alguien a quien no conocen les meta “cosas raras” en la boca para examinarles. Por eso, una de las labores que tenemos las mamás y los papás es la de concienciarles, dependiendo de su edad, que se trata de algo bueno, que no hay que tener miedo y que gracias a ello se tendrán unos dientes bonitos, sanos y fuertes.

También hay que valorar las recomendaciones de higiene que dará el especialista y recordar a nuestro hijo la importancia de cepillarse los dientes al menos tres veces al día, por la mañana, después de comer y a la noche.

De esos pequeños gestos dependerá en gran parte su salud bucal, por ello, debemos predicar con el ejemplo e invitarle a que se cepille los dientes con nosotros, debemos enseñarle cómo se hace para obtener los mejores resultados. Lo que necesitan es un buen cepillado de dientes, usar el hilo dental y un buen colutorio, en estos casos, para ellos es mejor un colutorio infantil.

De esta forma, con la ayuda del dentista y sus consejos, tendremos la seguridad de que nuestro hijo tendrá una formidable salud bucal. Seguro que finalmente acabará haciéndose amigo del dentista si se acostumbra a las revisiones anuales y no le dará tanto miedo visitarlo.

Puntua este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>