La correcta alimentación del bebé es algo que hay que controlar durante sus primeros meses de vida. El primer año es un momento en el que el pequeño crece bastante rápido y por ello es de gran importancia que esté bien alimentado en esta primera etapa de su vida.

Tanto la mamá como el papá deben estar siempre atentos para proporcionar una correcta alimentación de sus hijos y así poder conocer cuáles son los síntomas de que un bebé está bien alimentado.

Cómo saber si nuestro bebé está correctamente alimentado

Hay muchas formas de saber si un bebé está correctamente alimentado, como por ejemplo que poco a poco va aumentando de peso. Si se tiene una báscula en casa, cada semana podremos pesarlo y comprobar que va subiendo de peso. Lo normal en un bebé es que en el caso de un bebé bien alimentado no haga falta ni pesarlo porque saltará a la vista que irá aumentando su peso.

Los bebés suelen hacer sus necesidades después de cada toma. Si relacionamos el número de evacuaciones con las tomas, podremos saber si está siendo correctamente alimentado o no. Lo mismo sucede cuando moja el pañal, algo que suele hacer aproximadamente unas 6 veces al día. Si tu peque lo hace en torno a esa cifra, está siendo bien alimentado.

También podemos fijarnos en la forma en la que el bebé succiona la leche del pecho de su madre. Normalmente, cuando están bien alimentados, suelen abrir la boca bastante y succionan lentamente, haciendo incluso una pausa de vez en cuando. Además, cuanto más larga sea esa pausa quiere decir que estará recibiendo más leche y está siendo bien alimentado.

Es muy importante recordar que cuando un bebé llora por hambre y no se sacia al darle de comer, es una muestra de que se le está dando por debajo de lo que realmente necesita, por lo que, en este caso, lo mejor que se puede hacer es aumentar las tomas.

La importancia de contar con la opinión de los expertos infantiles

Aunque tengamos a nuestra disposición estas formas de comprobar si nuestro bebé está bien alimentado, no hay que olvidarse de llevar al peque al pediatra, quien llevará un registro de su evolución y podrá hacerle un examen en caso de que vea que no ha adquirido suficiente peso en relación a los baremos que se tienen.

Lo más importante es proporcionar una dieta correcta al pequeño y si no se sabe a ciencia cierta qué ofrecerle, además de la leche materna, sobre todo después del destete, siempre se puede consultar a este profesional, quien será el encargado de asesorar a todas las mamás sobre la alimentación que debería tener el bebé en cualquier momento.

 

¿Mi hijo está bien alimentado?
Puntua este artículo