Aunque el título de este artículo puede parecer que tiene una respuesta lógica, ni siempre lo es ni siempre los mismos síntomas revelan que el parto es inminente. Por esa razón queremos despejaros las dudas en este artículo, porque estar de parto no quiere decir que al más mínimo aviso deban saltar todas las alarmas.

Sabemos que las ganas de ver al bebé y tenerlo en brazos viéndolo sano y llorando es algo que hace que muchas mujeres se impacienten, es una de sus grandes preocupaciones, que todo salga bien. Pero esto genera un gran nerviosismo que puede hacer que algunas señales sean interpretadas como que el parto ya es inminente.

Recuerda que si estás embarazada, el propio cuerpo te avisará de que el parto llega a su momento final, aunque no todos los síntomas son 100% exactos ni tampoco revelan que estás de parto totalmente.

Los cambios en las últimas semanas del embarazo

Cuando se va acercando el momento, el cuerpo se va a prepararse para el nacimiento del bebé y comienza a haber cambios más notables como por ejemplo que tanto piernas como tobillos se hincharán y aumentarán las ganas de ir al baño cada poco. Asimismo el nivel hormonal aumenta notablemente, haciendo que el cuello del útero se vaya ensanchando poco a poco.

Ver artículo relacionado:  ¿Cuándo nacen los bebés?

En esta etapa las contracciones van haciendo acto de presencia y suelen ser cortas, sin ningún patrón de tiempo predefinido y sin dolor, conocidas como contracciones de Braxton Hicks. Poco a poco las contracciones van siendo más periódicas y duras, haciendo que la barriga se ponga más dura y se vaya redondeando y algunas de las contracciones pueden doler algo.

Señales que revelan que se está de parto

En definitiva, ¿cuáles son los síntomas que nos revela que estamos de parto? Una de ellas es cuando el bebé comienza a descender hacia la pelvis y se va encajando para el futuro parto, algo que hará que disminuya la presión en la caja torácica del bebé, lo que hará que la futura madre pueda respirar mejor.

Las contracciones son cada vez más rítmicas y comienzan a producir dolor, desde la parte baja del ombligo, algo parecido al dolor de la menstruación, y posteriormente ese dolor va pasando a la zona de la espalda.

Ver artículo relacionado:  Cuáles son los síntomas de un parto prematuro

Otra de las señales de estar de parto es la expulsión del tapón mucoso, esa sustancia que protege al feto de posibles infecciones. En este caso puede expulsarse tanto durante el parto como unas horas antes o incluso una semana antes, siendo una señal inequívoca de que el parto es inminente.

Romper aguas es uno de los síntomas más clásicos de estar de parto. Esto se produce cuando se rompe el saco que protege al bebé y hará que se produzca el embarazo o los médicos lo inducen porque el bebé corre riesgo de tener una infección al estar sin protección.

Cómo se si estoy de parto
Puntua este artículo