El parto

el parto

Hoy te vamos a hablar del momento que marca la plena culminación del embarazo, que no es otro que el parto. Tras 40 semanas de gestación, se acerca el preciso momento en el que vas a conocer y ver la carita, por primera vez, de tu bebe.

 

Fases del parto

 

Este proceso se caracteriza por el desarrollo de diferentes fases. La primera es la del borramiento y dilatación del cuello uterino. Una vez que concluye esta fase empieza el trabajo de parto propiamente dicho. Tras la fase de borramiento empieza la dilatación, en virtud de contracciones especialmente intensas que se reproducen en fases de entre 60 y 120 segundos.

 

La media de duración de esta fase es de unas siete u ocho horas, aunque en determinados casos (los menos habituales, eso sí) puede extenderse el doble de tiempo. En el momento que se alcanzan los 10 centímetros, se estima que ha concluido este periodo.

 

Tras el periodo de dilatación empieza el final del parto. Durante el expulsivo, el útero ya ha alcanzado su punto máximo de dilatación. Es ahora cuando éste empieza a contraerse para ayudar a la salida del pequeño.

 

Tipos de parto

 

De acuerdo con la clasificación y manera de llevar a término los mismos, puede hablarse de diferentes tipos de parto. Por un lado está el parto vaginal, espontáneo o asistido, resultado de las contracciones uterinas como consecuencia del trabajo de parto. En general, los expertos consideran que, para las madres primerizas, el parto se extiende durante unas 12 horas de media (aproximadamente la mitad para los siguientes).

 

El parto vaginal asistido o instrumental es aquel que emplea herramientas como las ventosas o fórceps para ayudar en el proceso de salida del bebé. El parto abdominal es el que se lleva a cabo a partir de una incisión quirúrgica en el abdomen, denominada cesárea.

 

Los especialistas estiman que la anestesia epidural se emplea, aproximadamente, en 8 de cada 10 partos, con un elevado nivel de eficacia. Esta anestesia, pese a su eficiencia, está contraindicada en casos en los que el proceso de dilatación está ya muy avanzado o, asimismo, en casos en los que la madre sufre de dolencias asociadas a la obesidad o determinadas enfermedades cardiovasculares.

 

Pese a que la epidural reduce los dolores y los niveles de estrés experimentados por la madre, muchos especialistas consideran que la madre puede manejar mejor los ritmos del parto y ayudar a la salida del bebé de una manera más eficaz prescindiendo de ella.

Puntua este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>