Comprender las diferentes fases del parto es esencial para que éste se desarrolle de manera óptima. Este proceso es la culminación del embarazo y, como tal, marca el comienzo ‘oficial’ de una nueva vida. Hoy te mostramos las diferentes características, fases y elementos definitorios del parto.

Fases del parto

El parto es un proceso que se desarrolla en varias fases. La primera viene marcada por el borramiento y la dilatación del cuello del útero. El cuello uterino es la parte baja de la matriz, con aproximadamente 2,5-3 centímetros de longitud. Para que el parto comience su desarrollo y el bebé pueda ir haciéndose paso es necesario el borramiento del cuello uterino. Una vez que se borra el cuello uterino, éste queda como un anillo y empieza el trabajo de parto y la dilatación, propiamente dicha.

La dilatación

Muchos consideran la dilatación como la primera de las fases del parto, aunque otros expertos estiman que, a efectos prácticos, el preparto es la primera de estas etapas. A partir de contracciones de gran intensidad en fases de uno a dos minutos, el cuello uterino comienza a dilatarse. Este periodo puede extenderse desde 8 hasta casi 20 horas, especialmente en el caso de las madres primerizas, aunque esto no es lo más corriente. Esta fase termina cuando la dilatación es de unos 10 centímetros.

Ver artículo relacionado:  El alumbramiento

El expulsivo

En el expulsivo, el útero ya se encuentra en el punto álgido de su proceso de dilatación. La expulsión del bebé ya es inminente y, para ello, el cuello del útero se comienza a contraer, de cara a facilitar el trabajo de salida del pequeño. Mediante el tacto vaginal o la experimentación de contracciones ajenas a la voluntad de la madre se puede determinar que esta fase ha empezado.

Los empujones que la madre comienza a ejercer para ayudar en la salida del pequeño son actos naturales, propiciados por la presión que la cabecita del bebé ejerce sobre el suelo pélvico de la madre. La fase activa del expulsivo tiene que ser natural, no forzada. En procesos para los que no se emplea anestesia, la madre controla mejor las diferentes fases y es capaz de ajustar la intensidad de los empujones al grado de salida del bebé (más suaves a la salida de la cabeza, y de mayor intensidad y duración al salir los hombros).

Ver artículo relacionado:  Cómo perder el miedo al parto

En este momento te darás cuenta de lo importantes que han resultado los ejercicios pélvicos y respiratorios y todo el trabajo de preparación que has llevado a cabo antes del parto.

Fases del parto
Puntua este artículo