Carnes en el postparto

carnes en el postparto

Los estudios demuestran que la madre que da de mamar a su pequeño precisa una dieta de entre 1.800 y 2.200 calorías, para que pueda producir leche en cantidad suficiente. Es importante, además, que este aporte calórico provenga de una dieta equilibrada que permita que el alimento que va a recibir el pequeño sea lo más completo posible. Además, el cuerpo de la mamá continúa cambiando hasta volver a su estado anterior y se hace necesario que esté en perfectas condiciones para afrontar el proceso de curación y cicatrización tras el parto. Asimismo, la ternera, el cordero, el buey y el pollo son fuentes de hierro para evitar la anemia en el postparto, un problema al que las madres, especialmente las primerizas, están más expuestas por la pérdida de sangre durante el parto. Es por eso que la ingesta de carnes en el postparto se convierte en un aliado de primer orden para la nueva mamá.

Periodicidad

Es recomendable incluir la carne roja de tres a cuatro veces a la semana, siempre perfectamente cocinada. También se puede combinar con carne de pollo o pavo. La carne es rica en zinc y vitamina B1, compuestos que ayudan a acelerar el proceso de cicatrización. Además, no olvidemos que en la primera fase de la lactancia la madre va a precisar de un aporte suplementario diario de entre 500 y 700 calorías.

Preparación

A la hora de elegir las piezas de carne (especialmente en el caso de las carnes rojas de ternera o buey) que vayamos a cocinar es imprescindible que tengan poca grasa. Lo ideal, además de asegurarte de que las carnes sean lo más magras posible, es que las cocines a la plancha, con muy poco aceite. Eso sí, asegúrate que estén cocinadas de manera perfecta, para evitar riesgos alimenticios.

Conservación de la carne

Del mismo modo, si vamos a consumir carne previamente congelada, el proceso de descongelación es preferible que se desarrolle en la nevera, no al aire libre, para garantizar que no se deposita ningún tipo de impurezas en el alimento. Siempre que vayamos a congelar carne para su posterior consumo es preferible guardarla en bolsas o recipientes estancos (mejor que con film transparente). Por supuesto, no deberemos mezclar carnes distintas o alimentos cocinados y crudos en un mismo recipiente para congelar.

Si quieres saber más cosas sobre la mejor alimentación y carnes en el postparto, en la web de Letsfamily (http://www.letsfamily.es/ ) encontrarás consejos, ideas y todo tipo de reportajes.

Puntua este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>