Ejercicios de abdominales

ejercicios abdominales

Las distintas etapas por las que pasa una mujer embarazada cambian completamente su cuerpo. Recuperar la figura que se tenía antes del parto es una meta que requiere constancia y trabajo. En este sentido, los resultados no se ven inmediatamente, sino que hay que ir poco a poco, ejercitando el cuerpo para recuperar la silueta progresivamente. Aquí es donde entra el factor constancia.

 

También es imprescindible el trabajo, porque hay que romper el yugo de la pereza que, generalmente, nos termina encadenando al cómodo sofá. Una vez salvados estos obstáculos hay diferentes tipos de ejercicios, los cuales fortalecen las zonas concretas sobre las que se va a trabajar.

 

Existen ejercicios abdominales específicos para realizar en la gimnasia postparto, que ayudan no solo a tonificar la zona abdominal, sino que también tienen un efecto indirecto sobre la zona lumbar, tan castigada durante los nueve meses de gestación.

 

La práctica de estos ejercicios previene la congestión con que se castiga la pelvis y ayuda a que los órganos se vayan reubicando en su posición original. Generalmente estos ejercicios, en un principio, son costosos de poner en práctica, ya que son fatigosos si no se está acostumbrado a llevarlos a cabo, pero a medida que vayamos ganando tono físico podrán realizarse de una forma mucho más ágil y dinámica.

 

En este sentido, que la fatiga sea mayor o menor dependerá de la costumbre que tenga la persona de realizar actividades físicas. Así, una persona que lleve a cabo regularmente actividad física, aunque sea moderada, está más predispuesta que otra persona de hábitos más sedentarios.

 

Para practicar estos ejercicios abdominales los médicos recomiendan comenzar unos tres o cuatro meses después del parto. Se aconseja esperar este tiempo, ya que el cuerpo de la mamá está recuperándose del esfuerzo realizado y en ese tiempo el cuerpo está centrando sus esfuerzos en recuperar sus antiguas dimensiones y formas.

 

La mujer, después de una experiencia como el embrazo, tiene que estar relajada e ir haciendo este tipo de gimnasia de una manera paulatina, sin prisas. El cuerpo tiene sus fases de recuperación y no por forzar la intensidad de los ejercicios o las repeticiones, se va a lograr un resultado beneficioso; es más, podría llegar a tener un efecto perjudicial, siempre que se haga de una manera desordenada y sin ningún tipo de control o consejo profesional. Lo ideal en estos casos es comenzar poco a poco y, cuando notemos que tenemos fuerza para más, ir aumentando de manera gradual la intensidad y las repeticiones.

Puntua este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>