Gimnasia postparto

gimnasia postparto

Durante el embarazo el cuerpo de la mujer ha estado sufriendo muchos cambios. El ejercicio físico, combinado con una buena dieta e hidratación, es la mejor forma de volver a recuperar un buen estado de forma. Especialmente en los primeros meses, se recomienda un plan de gimnasia postparto suave a moderado, para ir incrementando la intensidad progresivamente a medida que la mamá se recupera.

 

Ante la pregunta sobre cuándo es el mejor momento para comenzar a realizar deporte, la respuesta varía dependiendo del tipo de persona y su actividad regular. Algunos profesionales recomiendan empezar a practicarlo un mes después del parto, pero existen otras opiniones sobre el tema. Sea como fuere, lo que todos recomiendan es comenzar a realizar el ejercicio físico de una manera paulatina e ir incrementando las cargas e intensidad a medida que pase el tiempo. Es aconsejable que nuestro médico esté informado en todo momento de la actividad que realicemos y apoyarnos en sus indicaciones para no cometer esfuerzos innecesarios.

 

Tener un plan semanal/mensual de los ejercicios que se realizarán, con el tiempo y la intensidad de cada uno de ellos, nos hace seguir una rutina que facilitará más el día a día, porque tras repetirla unas cuantas semanas lo convertiremos en nuestra costumbre.

 

La práctica de cierto tipo de ejercicios de gimnasia postparto, además de ser beneficiosos para las mujeres en la recuperación de su figura, también son útiles de cara a ayudarnos con el bebé; por ejemplo mediante el fortalecimiento de los brazos a partir de ejercicios de bíceps con mancuernas de carga moderada (1 o 2 kilos como máximo). Los músculos del tren superior, necesitan tonificarse con entrenamientos específicos ya que son grupos que usamos cada día y poseer un buen tono evitará la aparición de la fatiga y las agujetas.

 

De la misma forma, se pueden hacer otro tipo de gimnasia postparto con ejercicios más específicos, para las zonas lumbares o abdominales, por ejemplo los que se realizan apoyando la espalda en pelotas específicas. Conviene tener presente que los avances consecuencia de realizar deporte no llegan de la noche a la mañana. No hay que desesperarse; conviene ser constante y llegar a establecer el deporte como una rutina en nuestro día a día. Con la práctica de ejercicio iremos adquiriendo una mejor forma física y estado de salud. Te recomendamos que intentes apostar por la práctica del yoga o el tai-chi, un par de veces por semana en sesiones de una hora. Estas disciplinas son muy completas, ya que combinan cardio, tonificación muscular y estiramientos. Intenta, asimismo, salir a caminar todos los días por lo menos una hora.

 

Llegar a recuperar la forma que se tenía antes del embrazo, depende mucho del tipo de vida que se haya llevado antes. De esta manera, le costará menos a una mujer que haya sido activa antes del embarazo y que no haya perdido las ganas de practicar deporte, que a otra mujer que no fue muy activa. Aunque al principio sea un poco costoso, o te provoque algo de pereza, realizar este tipo de actividades, a la larga, siempre resulta mucho más beneficiosos que abandonarse.

Puntua este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>