Contracciones en el postparto

contracciones postparto

Cuando se piensa en contracciones en el embarazo, la idea general se dirige al ‘antes’, es decir, a aquellas que permiten el alumbramiento. Sin embargo, las que se producen con posterioridad al nacimiento del bebé cumplen una función igualmente trascendental, en este caso para ayudar a la madre a recuperar la “normalidad” fisiológica.

 

Las contracciones en el postparto, también se conocen popularmente como ‘entuertos’. Pese a que estas contracciones uterinas pueden resultar dolorosas, molestas e incómodas, su utilidad es muy grande. Hoy vamos a tratar de arrojar luz acerca de sus causas, finalidad y las maneras de pasarlas de la manera más indolora que nos sea posible.

Los expertos estiman que las contracciones postparto suelen darse durante la primera semana tras el parto, aunque su frecuencia e intensidad es mayor en las 48 horas inmediatamente posteriores al alumbramiento. El objetivo de estas contracciones es, por un lado, evitar el sangrado y evitar la coagulación de sangre en el útero y, por el otro, permitir que la matriz vaya recuperando de manera gradual su tamaño normal.

Los expertos sostienen que estamos ante un proceso natural, una respuesta del cuerpo de la mujer tremendamente beneficiosa, pese a las molestias que estas contracciones puedan ocasionar.

La regresión del útero a su tamaño normal es esencial. Hay que tener en cuenta que el útero pesa en torno a 1.000 o 1.200 gramos tras el parto, peso que desciende hasta los 700 gramos al séptimo día y hasta unos 100 gramos en la sexta u octava semana posterior. Esta reducción de tamaño está justificada por la pérdida de tamaño, que no de número, de las células miometriales.

Pese a que las contracciones en el postparto, los mencionados entuertos, son una respuesta natural, útil e inevitable, esto no quita para que puedan provocar molestias en la mamá.

Los expertos no suelen recomendar que se utilicen analgésicos para calmar el dolor de las contracciones después del parto, ya que podrían reducir la eficacia de su misión natural. En este sentido, se suele poner el acento en la eficacia de determinadas técnicas. Por ejemplo, hay ejercicios de respiración que pueden ser muy eficaces para mitigar el dolor de las contracciones postparto. Asimismo, la meditación o ciertos ejercicios suaves de yoga pueden ser de gran utilidad para que la madre consiga reducir las molestias de una manera natural y “libre de química”.

Si quieres saber más acerca de los cuidados de la madre y el bebé tras el parto puedes acudir a la página web de Letsfamily.

Puntua este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>