Joven Bebé

Todo sobre embarazo y bebés

Dolores en la zona perineal

El dolor perineal afecta a muchas mujeres tras el parto; los traumatismos y desgarros perineales, son lesiones más frecuentes en las primíparas, ya que el periné muestra una mayor rigidez. Otros factores como la presentación del feto o el tamaño de la cabeza motivan también estos serios inconvenientes. Los desgarros perineales de primer grado afectan al tejido cutáneo perineal y a la mucosa vaginal, los de segundo grado se refieren a desgarros del periné hasta la zona del esfínter anal. Los más graves, los de tercer grado, afectan al esfínter anal y pared rectal y, de no ser tratados, pueden derivar incluso en problemas de incontinencia.

Incidencia del dolor perineal

De acuerdo con los datos de diversos estudios, 6 de cada 10 mujeres sufren traumatismos y desgarros en el periné durante el parto, especialmente las madres primerizas, muchas hasta 8 semanas después de dar a luz. La dispaurenia está íntimamente relacionada con el dolor perineal. Esta condición particular hace que a la mujer le resulte particularmente doloroso el coito, ya sea por causas de tipo orgánico o psíquico. En este caso, hasta el 60% de las mujeres pueden experimentar episodios de dispaurenia durante los 90 días posteriores al parto.

Ver artículo relacionado:  Cansancio postparto

La prevención es la clave

Una práctica tan sencilla como el masaje perineal previo ayuda a incrementar la elasticidad de los tejidos de la zona afectada por el dolor perineal y a reducir las posibilidades de desgarro y trauma que suelen precisar, especialmente para las primíparas, de una intervención obstétrica (episiotomía) de cara a ensanchar el orificio vulvar. Hay que tener en cuenta que el embarazo es un proceso en el que la mujer ve alterado su físico de manera considerable para poder albergar en su vientre una nueva vida. Por eso, todos los ejercicios preparatorios sirven de una gran ayuda para que las mujeres den a luz con mayor sencillez.

Un ejercicio físico moderado en la zona de las piernas ayuda a que éstas se mantengan en forma a la hora de hacer frente a la exigencia física del parto. Por su parte, los masajes de periné hacen que los tejidos de la zona aumenten su elasticidad. Se ha demostrado que esta práctica reduce en gran medida la necesidad de que el médico tenga que practicar incisiones como la antes mencionada.

Ver artículo relacionado:  Hemorragia vaginal postparto

En webs como http://www.letsfamily.es/ encontrarás una gran cantidad de consejos e ideas de ejercicios, tanto de preparación al parto como para las semanas inmediatamente posteriores al mismo.

Dolores en la zona perineal
Puntua este artículo

1 Comentario

  1. instituto suelo pélvico

    12/02/2018 at 12:47

    Totalmente de acuerdo. La prevención puede ser la clave.El masaje perineal es una de las mejores cosas que podemos hacer nosotras mismas para evitar futuros desgarros y traumas. ¡Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

© 2018 Joven Bebé

Tema por Anders NorenArriba ↑