Joven Bebé

Todo sobre embarazo y bebés

Etiqueta: cuidados recién nacido (página 1 de 2)

La ropa del bebé

Cuando nuestro bebé está a punto de nacer las madres corren el riesgo de volverse locas con la ropa y comprar más de lo que luego van a necesitar realmente. La ropa de bebé es de lo más apetecible y a eso hay que unirle la ilusión por preparar prendas alegres y bonitas, finas y abrigadas para que no le falte de nada.
Es importante tenerlo todo a punto, porque en el momento que el bebé nazca te costará encontrar tiempo para ir de compras, pero te aconsejamos que tengas una idea lo más clara posible de lo que vas a necesitar, para que no te gastes más de la cuenta.

Ver el artículo completo

En casa, cuida la temperatura

Mantener la temperatura adecuada en casa es de vital importancia para que tu bebé se sienta cómodo; duerma y descanse tranquilo. En contra de lo que pueda pensar mucha gente, no es recomendable que la temperatura sea elevada. Es preferible abrigar más al bebé, si piensas que tiene frío.

Ver el artículo completo

El baño del recién nacido

Para tu bebé el baño será sinónimo de juego, comunicación, exploración… Haz del baño un momento especial cada día.

La mayoría de los padres bañan a su bebé una vez al día, pero llega el calor … ¿por qué no hacerlo varias veces? Si tienes tiempo para ello, puede ser una buena idea para aliviarle del calor y que os divirtáis con el agua.

Ver el artículo completo

Los eructos en el recién nacido

Cada vez que tu bebé come,  traga un poco de aire junto con la leche. El aire se acumula como una burbuja en el estómago y esto puede causarle algunas molestias.

Ver el artículo completo

El hipo

El hipo se produce por contracciones involuntarias y espasmódicas de los músculos inspiratorios fundamentalmente el diafragma, que se asocia con un cierre retrasado y brusco de la glotis y que es lo que causa ese ‘hip’ característico.

Ver el artículo completo

¿Qué necesita cuando llora?

¿Qué hacer cuando el bebé parece que no va parar nunca de llorar? ¿Cómo puedo tranquilizarlo?

Los llantos del niño se pueden convertir en algo muy molesto para los padres, y algo más importante, en muchas ocasiones, fuente de preocupación por desconocer su causa y no ser capaces de acallarlos. Muchos padres se sienten impotentes y empiezan a dudar de ellos mismos. Lo importante es mantener la calma en todo momento y empezar a buscar los motivos de los llantos.

Ver el artículo completo

Los genitales de la recién nacida

En las revisiones pediátricas los padres esperan que se revisen los genitales en el caso de los niños para descartar un posible caso de fimosis. Sin embargo, pocos padres saben que en el caso de las niñas puede suceder algo parecido.

Ver el artículo completo

El cuidado del cordón umbilical

En la primera semana después del parto todavía se ve un trocito del cordón umbilical que unía el bebé con su madre, protegido con una pinza. Este trocito de cordón, se seca y se cae sólo después de unos días y no impide que se bañe al bebé. Durante esta fase deberías tener mucho cuidado con el ombligo de tu bebé por si apareciera una infección (enrojecimiento, mal olor, hinchazón…), pero se puede manipular sin temor a que al bebe le pase algo. Para evitar la molestia del roce de la pinza sobre la tripita del bebé, pon debajo de ésta una gasa o enróllala al cordón por debajo de la pinza, también puedes doblar el pañal hacia abajo porque cuanto menos roce con el ombligo antes curará.

Ver el artículo completo

La ictericia neonatal

Uno de los primeros aspectos del recién nacido que hay que vigilar es el color de su piel.

Algunos padres se asustan cuando su hijo de repente se empieza a poner amarillo, ya sea en la piel o en la zona del blanco de los ojos. Puede tratarse de ictericia neonatal, algo frecuente, pero que no debe ser motivo de preocupación.

Ver el artículo completo

Las defecaciones del recién nacido. El estreñimiento

El estreñimiento no es frecuente en lactantes alimentados solo con leche materna. Ésta es de fácil digestión y favorece antes la maduración intestinal y el crecimiento de bacterias intestinales beneficiosas. En el intestino grueso de los lactantes estas bacterias aseguran la retención de agua, de modo que sus deposiciones se ablandan, facilitando así los movimientos intestinales.
La composición de la leche de la madre varía a medida que crece su hijo, con lo que sus necesidades quedan cubiertas en todo momento.
Los niños alimentados con biberón sufren estreñimiento con más frecuencia debido a una mayor dificultad para digerir las leches adaptadas. Los bebés alimentados únicamente con biberón tienen normalmente menos movimiento intestinal que los criados a base de leche materna. Sus deposiciones son más espesas y presentan un color verdoso diferente.
El recién nacido (0 – 3 meses de edad)
La frecuencia normal del recién nacido oscila de una a varias veces al día. Hasta los dos o tres meses de edad, el lactante suele tener frecuentes deposiciones, que presentan un color típicamente amarillo, siendo habitual que tengan lugar después de cada toma.
El niño entre 4 y 6 meses
Cuando el niño comienza a tomar alimentos de transición o sólidos, la frecuencia de las deposiciones, su aspecto y su consistencia dependerán del tipo de alimentación recibida. Las deposiciones irán tomando el aspecto normal en cuanto a consistencia y olor. La frecuencia de sus deposiciones varía, oscilando entre una y varias veces al día, incluso una vez cada dos días. Mientras el niño presente deposiciones blandas y sin tener molestias, aunque pasen un par de días sin defecar no debería considerarse como estreñido.
Cuando el niño se estriñe por primera vez puede iniciarse un círculo vicioso. Las heces acumuladas en el intestino son más duras, lo que le provocará dolor y molestias. Alrededor del ano pueden aparecer grietas que al sangrar, incrementarán el dolor. Para evitar el dolor, el niño empezará a retener inconscientemente sus deposiciones.

Ver el artículo completo
Antiguas entradas

© 2018 Joven Bebé

Tema por Anders NorenArriba ↑