A veces los recién nacidos experimentan cierta congestión nasal durante los primeros dos meses de vida. Los bebés producen mucha más mucosidad que los adultos, tanto de nariz, como de sistema respiratorio y ojos.

Ver el artículo completo